El Blackjack

5857826966_9359f93ccc_z

1. Introducción al Black Jack

El Black Jack es el juego más popular en un gran numero de casinos, aunque no en todos se juega con las mismas reglas. Existen dos tipos básicos: el de Las Vegas o americano y el europeo. Es un juego de azar de los denominados de contrapartida en caso de ganar, se recibe una cantidad proporcional a la apostada en el cual los participantes juegan contra el establecimiento. Sus orígenes son un tanto desconocidos, aunque se sabe que deriva del vingt-et-un francés, que a su vez provenía de otros juegos de casino similares.

2. Objetivo del Black Jack

Alcanzar con dos o más cartas 21 puntos, sin sobrepasar este límite, o a la puntuación más cercana posible. Si los 21 puntos se consiguen con dos cartas se ha obtenido la jugada máxima, el Black Jack.

3. Jugadores del Black Jack

El Black Jack se practica en los casinos en unas mesas especiales, de forma semicircular, cubiertas con un tapete en el que están señaladas las distintas plazas siete como máximo que pueden ocupar los jugadores.

En una mesa de BlackJack se puede jugar sentado o de pie.

Los jugadores sentados son los verdaderos participantes en el juego, mientras que los jugadores de pie sólo pueden apostar sobre las jugadas realizadas por los sentados, siempre con su consentimiento y dentro de los límites de la apuesta máxima de cada plaza. Sin embargo, a cualquier otro efecto, estos apostantes son simples mirones y no pueden dar consejos o instrucciones: deben limitarse a aceptar las iniciativas y criterios del jugador sentado delante de cada casilla.

El número máximo de jugadores sentados a los que se permite participar en el juego no puede sobrepasar el número de plazas de apuesta marcadas sobre el tapete.

Tampoco puede ocuparse una plaza en la mesa si quien lo hace no va a participar en el juego. En cambio, si algunas de las plazas en la mesa no están cubiertas, los jugadores sentados pueden jugar varias manos apostando en las plazas vacantes como si se tratara de jugadores distintos (en algunos casinos, se insiste en que se juegue en más de una posición cuando se es el único jugador de la mesa); cada una de estas manos será considerada individualmente y seguirá el orden normal de distribución y petición de cartas. Asimismo, dentro de los límites de la apuesta máxima establecida, los jugadores sentados pueden apostar sobre la mano de cualquier otro jugador, siempre que cuenten con el consentimiento de éste, en las mismas condiciones establecidas para los apostantes de a pie.

Ganan los jugadores que tienen más puntuación que la banca, siempre que no tengan más de 21 puntos. El empate con el croupier anula la jugada y permite que los jugadores retiren sus apuestas o la varíen. Las apuestas ganadoras se pagan en relación de 1 a 1 a lo apostado. Si se consigue un Black-Jack (21 puntos con las dos primeras cartas), la apuesta del jugador se paga en relación de 3 a 2.

4. Tipo de Baraja

Al Black Jack se juega con una o varias barajas inglesas de 52 cartas cada una, y en cada partida pueden participar hasta siete jugadores sentados más dos de pie en cada casilla. En España, es obligatorio hacerlo con seis; los dorsos de tres barajas serán de un color y los de las tres restantes de otro distinto.

El valor del as depende de la conveniencia del jugador: puede optarse por atribuirle 1 punto a 11 puntos.

Las otras cartas valen tantos puntos como señala su índice; por ello, los dieces valen lo mismo que las figuras. No es necesario hacer distinción entre estos naipes, ya que poseen idéntico valor, por lo que a todos ellos figuras y dieces se les llama diez.

Puede observarse, de acuerdo con estos valores, que un Black Jack se consigue al ligar un as con un diez.

5. Valor de las Cartas

En el juego del Black-Jack, las figuras jota o jack (J), reina o dama (Q) y rey (K) valen 10 puntos cada una.

Las cartas, ordenadas de mayor a menor valor, son las siguientes:
As: 1 punto a 11 puntos (según convenga al jugador)
Rey: 10 puntos
Reina: 10 puntos
Jack: 10 puntos
Diez: 10 puntos
Nueve: 9 puntos
Ocho: 8 puntos
Siete: 7 puntos
Cinco: 5 puntos
Seis: 6 puntos
Cuatro: 4 puntos
Tres: 3 puntos
Dos: 2 puntos

Como se puede apreciar todas equivalen a su valor numérico, excepto J, Q y K, que valen 10, y el As, que vale uno u once puntos, según convenga al jugador.

Para conseguir un Black-Jack se deben conjuntar un As y una carta con valor de diez puntos.

6. Personal y Mesa

En la mesa de Black Jack se encuentra el croupier, que es el que dirige la partida, mezcla las cartas las distribuye a los jugadores, paga las apuestas ganadoras, recoge las perdedoras y juega en nombre del Cuando lo hace sigue unas reglas muy estrictas, que convierten su juego en algo puramente mecánico. Estas reglas se encuentran estampadas sobre el tapete de la mesa de Black Jack. El croupier se sirve carta hasta 16. Es decir, mientras el total de sus cartas no llega a 17, va dándose cartas; si tiene 17 o más se planta. Lo cual significa que no especula con el juego de los jugadores, mientras que éstos sí pueden hacerlo con sus compañeros de mesa.

El inspector o jefe de mesa controla el juego y resuelve los problemas que pudieran presentarse durante el transcurso del mismo. En algunos casos puede incluso llegar a ocuparse de dos mesas al mismo tiempo.

7. Vocabulario Específico

* Black Jack: Par de cartas cuyo tanteo global es de 21 puntos (un as y un diez).
* Croupier: Persona que representa al casino en la mesa y que tiene el monopolio de la banca. Ha de plantarse con 17 puntos o más, y debe tomar carta con 16 o menos. Realiza los pagos y los cobros de las apuestas, y también da y recoge las cartas.
* Diez: Cualquier naipe de la baraja que tiene este valor: los dieces y las figuras (reyes, reinas y jotas).
* Distribuidor o sabot: Caja utilizada como depósito de las cartas en juego y de la que se van sacando éstas una a una para repartirlas.
* Seguro: Posibilidad de asegurarse contra el Black Jack de la banca cuando la primera carta del croupier es un as.
* Talla: Montón de naipes utilizados (seis barajas) para cada lance entero.
8. Las Apuestas

A diferencia de la mayoría de juegos de cartas, en el Black Jack se apuesta primero y se juega después. Lo primero que ha de hacer el jugador que ocupa su lugar en la mesa de Black Jack es colocar el importe de su apuesta en la casilla correspondiente del tapete frente a él.

Esta apuesta debe estar comprendida entre los valores mínimo y máximo de la mesa. Estos valores varían de una a otra mesa, a criterio del casino, y están indicados claramente en cada una de ellas.

Sobre la jugada de un jugador sentado, y siempre con el consentimiento de éste, pueden realizarse otras apuestas por parte de otros jugadores sentados o apostantes de pie, con la única limitación de que el total de las apuestas no supere el máximo permitido para la jugada.

Una vez realizadas las apuestas, el croupier da dos cartas destapadas a cada participante. Los jugadores deciden si quieren más o se plantan. Aquel que pida más, y cuyas cartas superen en puntuación el 21, pierde. A continuación el croupier se da cartas a sí mismo, destapadas, y debe plantarse con 17 puntos y tomar carta hasta 16.

*
Tipos de Apuesta Una vez repartidas las cartas por el croupier, pueden darse diferentes opciones:

Doblar: el jugador tiene la posibilidad de aumentar su apuesta inicial al doble cuando las dos primeras
cartas sumen nueve, diez u once puntos.
Abrir o hacer dos juegos: cuando un jugador recibe dos cartas de igual valor puede jugar con cada una de ellas de forma independiente, como si
se tratara de dos partidas a la vez, siempre y cuando haga una apuesta en el segundo juego igual a la inicial.
Seguro: si el croupier se reparte la primera carta y ésta es un As, los jugadores pueden colocar en la línea de seguro una cantidad de lo apostado para asegurarse de un posible Black-Jack del croupier (como máximo, la mitad de la apuesta inicial). Si finalmente el croupier consigue el Black-Jack, pagará a los jugadores el doble de lo que cada uno
haya apostado en el Seguro. Si saca cualquier otra carta, se quedará lo jugado en el Seguro y seguirá dándose cartas.
Apuesta en la casilla de otro jugador: un jugador podrá apostar en la casilla de otro colocando su apuesta en ella. Aún así, el jugador sentado será
el que decida en el juego correspondiente a su casilla.

9. Las Posibilidades de Ganar

(Serán más si te aprovechas de alguno de los bonos sin depósito de esta web.

El juego del Black Jack se desarrolla entre el jugador y el casino, representado por el croupier. La única influencia de los demás jugadores que hay alrededor de la mesa sobre el juego de cada uno de ellos está en función de que decidan pedir carta o no hacerlo, ya que eso modifica la carta que tomará el croupier para sí mismo, por ser éste el último en jugar.

Juego simple. Cada jugador recibe dos cartas (en dos rondas) del croupier, que sólo se da a sí mismo una carta en la primera ronda. El croupier no se da la segunda carta hasta que llega nuevamente su turno, después del último jugador.

Si como consecuencia de ese reparto el croupier ha obtenido Black Jack, recoge las apuestas de los jugadores, excepto las de aquellos que también tienen Black Jack y que empatan con él sin perder sus apuestas. Se recogen las cartas y se comienza el reparto para un nuevo juego.

Cada jugador juega en su turno, que va pasando de izquierda a derecha del croupier (para los jugadores, sentados frente al croupier, el propio turno se desarrolla entre el del jugador de su derecha y el de su izquierda).

Los jugadores pueden pedir cartas adicionales mientras el valor total de sus cartas no alcance los 21 tantos. También pueden plantarse con cualquier valor.

Si el valor de las cartas es igual a 21 tantos, pero no es un Black Jack (los 21 tantos se han conseguido con más de dos cartas), la jugada sólo perderá si el croupier obtiene Black Jack.

Si el valor de las cartas de un jugador supera los 21 tantos, se dice que el jugador se ha pasado y pierde el valor de la apuesta, que es recogida por el croupier.

Si obtiene un Black Jack (21 tantos con dos cartas) recibirá de la banca una vez y media el valor de su apuesta, excepto si el croupier también obtiene un Black Jack. En este caso, las dos jugadas están empatadas y el jugador no pierde ni gana.

El croupier toma cartas hasta llegar a obtener como mínimo 17 puntos. Con 16 o menos está obligado a tomar carta. Si se pasa (supera los 21 tantos) pierde automáticamente y paga el valor de las apuestas que aún estén sobre el tapete (las de los jugadores que no se han pasado). Si no alcanza los 21 puntos, pero supera los 16, anunciará su puntuación y de izquierda a derecha recogerá las apuestas de los jugadores que tengan un tanteo inferior y pagará a los que lo tengan superior. Las jugadas de igual tanteo son nulas y los jugadores no ganan ni pierden.

Todas las apuestas se cobran a la par, excepto los Black Jack.

EL seguro. Cuando el primer naipe del croupier sea un as, los jugadores tienen la posibilidad de asegurarse contra el posible Black Jack de la banca.

El croupier ofrece esta posibilidad a todos los jugadores, que pueden aceptarla antes de que empiece a jugar el primer jugador, es decir, antes de que este jugador hable para plantarse o pedir carta.

Los seguros se hacen depositando una cantidad en el lugar destinado a ello frente a cada jugador. Esa cantidad puede ser, como máximo, igual a la mitad de la apuesta realizada por el jugador.

En su turno, el croupier se da una segunda carta. Si ésta es un diez tiene Black Jack. Entonces recoge las apuestas que pierden (todas las apuestas, excepto los Black Jack de los jugadores que empatan) y gaga los seguros a razón de dos por uno. Si el croupier no tiene Black Jack, recoge las apuestas de los seguros y cobra o paga las diversas apuestas como en el juego simple al terminar su jugada.

Los pares. Cuando un jugador recibe las dos primeras cartas del mismo valor, tiene la posibilidad de desdoblar su juego en dos manos independientes.

En caso de hacerlo, el jugador separa las dos cartas y pone junto a la segunda una apuesta igual a la suya inicial.

Cada una de estas cartas es parte de una jugada independiente y los límites mínimo y máximo de cada una de ellas debe tomarse aislada a independientemente, así como su valor y destino (obtener Black Jack en una no implica que se cobre 1,5 veces el valor de las dos jugadas; pasarse en una no implica perder lo apostado en las dos).

Sobre cada una de las cartas separadas se juega de derecha a izquierda en las condiciones indicadas en el juego simple. Si formase un nuevo par, podrá separarlo y depositar otra apuesta igual.

En caso de tener dos dieces y quererlos separar (recuérdese que dos dieces son veinte tantos) no es necesario que sean del mismo índice. Téngase presente que en el Black Jack todas las figuras y los naipes de índice diez son cartas iguales, por tanto pueden separarse una J y una K, o un diez y una Q.

Existen dos limitaciones sobre el juego a pares. En caso de separar dos ases, el jugador sólo puede pedir una carta sobre cada uno de ellos. Por otra parte, en caso de desdoblarse con dos ases o dos dieces y totalizar en alguna de las jugadas o en las dos 21 tantos con el siguiente naipe, la jugada no se consideraría Black Jack, sólo cobraría una vez la apuesta y perdería si el banquero hiciera Black Jack.

Apuesta doble. Cuando el valor de los dos primeros naipes de un jugador es de 9, 10 a 11 tantos, el jugador puede doblar su apuesta. En este caso, sólo recibirá un naipe suplementario.

Esta posibilidad se admite en todas las jugadas, comprendidos los pares.

10. Inicio de partida

Antes de iniciar una partida deben realizarse algunas operaciones previas: extracción de los naipes del depósito correspondiente, desempaquetado y mezcla.

Las barajas se extraen de su depósito en el momento en que van a ser utilizadas. Si son nuevas se desempaquetan en la misma mesa de juego, permitiendo que público y jugadores comprueben si lo desean que los precintos están intactos. A continuación se extienden sobre la mesa boca arriba para que pueda comprobarse que no se ha modificado la colocación de las cartas por el fabricante. El croupier procede a contarlas, las coloca nuevamente sobre el tapete y procede a mezclar cada baraja boca abajo. Los naipes utilizados en partidas anteriores se mezclarán de la misma forma.

La mezcla debe hacerse dividiendo cada baraja en grupos más pequeños. El croupier debe sujetar las cartas con los dedos separados, y no levantarlas de la mesa. Ningún naipe debe ser separado o señalado.

Finalizadas las operaciones previas, los montones formados por cada una de las seis barajas mezcladas y barajadas separadamente, al menos tres veces cada una se reunirán, se cortarán y se presentarán a uno de los jugadores para un nuevo y final corte. A continuación, el croupier colocará un separador de muestra o bloqueo al final de las seis barajas, dejando detrás como reserva una cantidad de cartas que será equivalente a un juego, como mínimo. Tras estas operaciones, se introduce todo el bloque de cartas en el distribuidor o sabot.

Una vez colocadas en el distribuidor, el croupier retira las cinco primeras, que no participan en el juego, y se dispone a dar cartas a los jugadores.

Durante la partida, al finalizar cada talla y antes de efectuarse la mezcla, el croupier debe dividir los naipes en dos montones: uno para las cartas levantadas y otro con las tapadas. Seguidamente debe volver el primer montón sobre el segundo y proceder a mezclarlas en la forma indicada anteriormente.

11. Desarrollo del Juego de Black Jack

En el Black Jack europeo no está permitido que los jugadores toquen las cartas. El croupier distribuye una carta boca arriba a cada uno de los jugadores y se da una a sí mismo. Luego da una segunda ronda de cartas boca arriba sólo a los jugadores, de modo que en este momento los jugadores tienen dos cartas cada uno y el croupier una. Si esta carta es un as, el croupier invita a los jugadores a asegurarse. A continuación pasa a jugar con cada uno de los jugadores, empezando por el de más a su izquierda, hasta que todos están servidos. Entonces realizará su jugada de acuerdo con la regla del 17 (hasta 17 tantos, la banca toma carta; a partir de 17, ésta se planta).

Tras realizar su jugada, el croupier procede al pago y cobro de apuestas según corresponda, así como a la recogida de las cartas, que se colocan en un depósito que hay bajo la mesa y al que se accede por medio de una pequeña abertura (similar a un buzón)

Cuando durante el transcurso del juego aparece en el distribuidor el separador de muestra , el croupier lo enseña al publico y anuncia que la jugada en curso es la ultima de la talla , en algunos casinos se suspende de la partida en ese momento anulándose las jugadas en curso.

Terminada esa ronda, se procede a la mezcla de todas las cartas (las del depósito y las que aún quedan en el distribuidor) y a la preparación de las cartas en el distribuidor para proseguir con las apuestas y el juego hasta el momento en que se cierre la mesa, bien por cumplirse el horario del casino, bien por circunstancias de orden interno del mismo (cuando hay pocos jugadores en las mesas, se van cerrando éstas y los jugadores son invitados a agruparse en las que permanecen abiertas).

Incidencias. Todas las incidencias del juego, por ejemplo que un jugador manifieste que no ha sido comprendido en su deseo de plantarse y el croupier le ha dado otra carta, deberán ser dirimidas por el jefe de mesa

Si alguna de las cartas apareciera boca arriba en el distribuidor, se eliminaría del juego y pasaría directamente al depósito de cartas utilizadas.

12. Black Jack Familiar

También puede jugarse al Black Jack en familia o entre amigos utilizando una sola baraja.

Las reglas son las mismas que las del Black Jack de casino, pero previamente los jugadores deberán ponerse de acuerdo sobre las cantidades máxima y mínima de las apuestas, así como sobre el modo de pasarse la banca, ya que no sería equitativo que uno de los jugadores la acaparara durante toda la partida.

Puede obtenerse la banca al conseguirse un Black Jack (si en el mismo turno lo obtuvieran dos jugadores, sería para el primero que lo hubiera conseguido), o bien pasaría cada cierto período de tiempo.

Al recoger las cartas se van colocando debajo del mazo. Pueden ponerse boca arriba y de este modo volver a barajar cuando aparezca la primera carta en este sentido, o bien boca abajo, de modo que se puedan jugar las cartas de forma continua y no barajarlas hasta que la banca cambie de mano. Dos variantes que suelen jugarse en el pontoon son:

1. pagar doble: el 21 formado con cinco cartas, que derrotaría a un 21 de la banca de distinto número de cartas, excepto al Black Jack;
2. pagar triple: el 21 formado por tres sietes, que sería la jugada máxima (muy difícil jugando con una sola baraja) y derrotaría incluso al Black Jack de la banca.

Un nuevo sitio de cartas a descubrir

Las cartas son un fenómeno social que lleva utilizándose desde hace siglos en la mayoría de lugares del mundo, como método de entretenimiento, de manera profesional para torneos o casas de apuestas e incluso con fines adivinatorios. Los juegos de cartas que conocemos hoy en día son innumerables y dependen de muchos factores. En primer lugar no se juega con las mismas cartas en todos los países y continentes, normalmente cada naipe viene acompañado de una serie de juegos con su correspondiente tradición.

Los juegos de cartas gratis que más abundan en la red suelen ser los que son empleados con la baraja de cartas francesa, como pueden ser el póquer o el blackjack, que además de utilizarse con fines de ocio también son el medio para apostar en casinos. El juego de cartas coleccionables es otra vertiente que también se ha puesto de moda en las últimas décadas, cuyos juegos suelen depender más de la estrategia que del azar.

Estas barajas de colección suelen estar relacionadas con la temática de alguna película, libro o videojuego y, a diferencia de los naipes tradicionales, no todas las cartas son igual de valiosas. En internet es posible encontrar todo tipo de juegos cartas gratis sin tener que gastar dinero en las tiendas. ¿Por qué no te quedas y echas un partidas en alguna de las webs de poker sin depósito ? Hemos creado un sitio lleno de opciones divertidas para ti y tus amigos para jugar al poker.